Mostrando las entradas con la etiqueta Planificación. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Planificación. Mostrar todas las entradas

Planificar planificando


Sugerencia de planificación anual

Algunas consideraciones al momento de planificar cualquier lección: 

dedica un tiempo adecuado para preparar la clase, lee el pasaje tomando en cuenta el trasfondo bíblico y cultural. 

  • Lee muchas veces el pasaje bíblico para que domine la trama en que se desarrolla la historia. Cuando des la clase, si es posible lleva una Biblia ilustrada y comparte con los niños las imágenes. 
  • Si hay tiempo suficiente puedes dramatizar las historia con los niños permitiéndoles participar espontáneamente. 
  • Prepara el texto a memorizar de una manera visual (cartulina o figuras). Apréndelo bien para que el niño vea tu ejemplo y de ser posible que el texto permanezca en la clase todos los días. 
  • Y algo super importante: consigue todos los materiales que vas a utilizar, dibujos, franelógrafo, disfraces, y ten todo preparado de antemano.
Este es un modelo de planificación anual con mi material.
Lo que hice fue relacionar los principios bíblicos de la vida de los personajes con los valores y las emociones a trabajar.

Ustedes podrán cambiar los meses o adaptarlo a sus necesidades y las de sus niños.

En este caso lo que hice fue enlazar los temas con los personajes, así por ejemplo después de ver a Adán y Eva podemos hablar de una de las emociones, la vergüenza.
Luego trabajamos Noé y lo vinculamos con uno de los valores, la paciencia.
















Esta es solo una idea para organizar los temas, pero seguramente tu encontrarás muchas opciones más que se adapten a tus niños.

Si desea más información sobre como ser miembro puede visitar aquí




Maestros en acción



Y comenzamos con el primer Maestros en Acción del año.
Esta vez de la mano de mi querida amiga Ana Laura Bello autora de Una Aventura en 3D

¡Llegó el tiempo de definir hacia dónde queremos ir en nuestra Escuela Bíblica! En pocas palabras… ¡es hora de planificar! Vamos a planificar los contenidos a enseñar, organizándolos en un plan de estudio.

¿Por qué es importante hacerlo?
Pensando en el alumno. Es importante que conozcan todas las verdades de la Palabra de Dios y no solamente algunas, se acerquen a los principios bíblicos en su mayoría y adquieran buenos fundamentos que los ayuden a tomar sabias decisiones. Un plan de estudio motiva al alumno a seguir investigando por sí mismo y esperar ansioso la próxima clase.
Pensando en el maestro. Las planificaciones ordenan la preparación de la clase. Saber de antemano qué temática corresponde, aporta a la hora de trazar objetivos, pensar actividades, recursos, dinámicas, estrategias, etc. Y por supuesto, ¡para orar!

La planificación ordena los tiempos y permite al maestro disfrutar de la tarea asignada y no vivirla como una carga. Si con anticipación conocen los temas o historias pueden administrar mejor su tiempo para preparar la clase.
Y pensando en la clase. Es importante porque posibilita un ambiente agradable y adecuado para el aprendizaje. Una clase planificada no da lugar a la improvisación y a los tiempos “en blanco” que favorecen a la dispersión.

Ahora, ¿qué es un plan de estudio?
Es una agrupación de contenidos, ordenados y estructurados de diferentes maneras, de acuerdo a los objetivos que se quieran alcanzar como Escuela Bíblica. Este será la guía que los maestros tendrán para sus clases a lo largo del período establecido.
Un plan de estudio debe pensar en la educación sin descuidar la evangelización; siempre teniendo como fundamento la Biblia. Debe estar organizado por edades, por niveles de madurez cristiana o grupos afines, como por ejemplo el estado civil.
Asimismo, debe tener una programación, es decir, en qué tiempo se realizará, cuál será el espacio físico, y por supuesto, cuáles son las necesidades e intereses de sus destinatarios. Esto último es muy importante para que el aprendizaje sea valioso y significativo.

¿Cómo preparamos nuestro plan de estudio?
Cronológicamente: Seleccionamos historias bíblicas respetando el orden en que sucedieron los hechos. Por ejemplo: las historias del pueblo de Israel desde sus comienzos y hasta la llegada a la Tierra Prometida.


Por tiempo cronológico





Estas son algunas ideas


Por personajes: Es así que durante un mes conocemos la vida de David, luego a Salomón, y así en adelante.


Por libros: Podemos descubrir verdades en las Cartas de Pablo, dividiéndolas según la cantidad de clases que disponemos.


Por temas: De acuerdo a la edad de nuestros alumnos, será el tema que elijamos. Con preescolares estudiaremos la familia y los amigos, mientras que con los adolescentes será el noviazgo, por ejemplo.




Con materiales preparados por editoriales, que sepamos están de acuerdo con nuestros principios doctrinales y que adquirimos en librerías. ¿Estás listo para iniciar un nuevo año? Recuerda que la oración debe ser la prioridad en esta tarea. El Señor es el que nos dice qué y cómo enseñar.

Ana Laura es de Montevideo, Uruguay. Casada con Ricardo Aprikian, es mamá de Belén (14) e Ignacio (11). Maestra de niños desde hace más de 18 años, actualmente se desempeña como secretaria de Dirección de un colegio evangélico y coordinadora del Departamento de Educación Cristiana. Escribe recursos para niños como devocionales y lecciones, algunos de los cuales se encuentran publicados en su blog Una Aventura 3D /unaaventura3D.blogspot.com


También pueden visitar su página de Facebook Una Aventura en 3D donde además de subir ideas todos los domingos sube un devocional para los niños.



Y para las que aman Pinterest como nosotras aquí les dejo el de Una Aventura en 3D





Y si desean leer los Maestros en acción 2015 pueden hacerlo aquí

Planificar planificando

Planificando con los más pequeñitos


Y si de los pequeñitos se trata...las rutinas y los hábitos son fundamentales al momento de dar las clases. Los niños pequeños se sienten a salvo y seguros cuando las actividades se repiten vez tras vez, aunque el contenido cambie, las actividades que pueden anticipar siempre funcionan bien con los niños pequeños.

Algunas sugerencias:

  • Da la bienvenida a cada niño y si usan algún cartel con el nombre entrégalo en este momento. Presenta a los niños nuevos, siempre muéstrate alegre por estar nuevamente con ellos, para seguir aprendiendo de Dios.
  • Si tienes alguna rutina de bienvenida con canciones es bueno hacerlo siempre en el mismo lugar, preparar un lugar de intercambio, donde sentados en ronda con almohadones o sobre una alfombra tengan un tiempo para saludarse.
  • Luego pasa la asistencia del día con los recursos que siempre usas.
  • A través de preguntas sencillas haz que los niños recuerden lo que han visto en la clase anterior.
  • Presenta el título de la nueva lección
  • De acuerdo a las dinámicas de la lección organiza a los niños.
  • Enseña el texto correspondiente a la lección.
  • Para terminar la clase realiza una pequeña oración con los niños.

Este es un modelo de planificación anual con las series Mi Padre es Dios
y Personajes Bíblicos




 


















Planificar planificando


El tema de este mes en Maestros en Acción es sobre la planificación de nuestra tarea con los niños.

¿Alguna vez te pasó algo así?



¡A mí también! Con el tiempo aprendí a llevar adelante mis clases de la manera más organizada (y flexible) posible.
No pretendo darte una receta con la garantía de que siguiendo todos los pasos funcionará porque no será así. Yo puedo contarte lo que funciona para mí y sugerirte ideas para que puedas lograrlo pero siempre dependerá de cada maestro/a encontrar su estilo y el método con el que se sienta más cómodo a la hora de planificar.

Ahora, lo que sí puedo garantizarte es que si dedicas un tiempo para planificar las clases, programar los temas con anticipación y preveer los emergentes que puedan aparecer, los resultados serán diferentes.

Recibo muchos correos de maestros y mamás que se sienten frustrados a la hora de dar sus clases o devocionales. Y después de leerlos me dí cuenta que en muchas ocasiones la frustración viene de tener expectativas equivocadas. ¿Qué significa? Que muchas veces planificamos hermosas actividades y pasamos mucho tiempo armando recursos pero no son acordes a la edad de los niños o a sus intereses e incluso a sus capacidades evolutivas.

Teniendo en cuenta todo ésto, y considerando que muchos de ustedes planifican el año 2016 en los últimos meses del año, desde el lunes 5 hasta el viernes 9 compartiremos algunas ideas y tips para que la planificación sea una herramienta y no una pesadilla :)

¿Qué es planificar?


Estamos todos de acuerdo que es mucho mejor planificar nuestra tarea que no hacerlo pero ¿qué es planificar?
En el diccionario encontré algunas definiciones, veamos alguna de ellas:

*Es el proceso de establecer metas y elegir medios para alcanzar dichas metas.

*La planificación… se anticipa a la toma de decisiones. Es un proceso de decidir… antes de que se requiera la acción.

*Es el proceso consciente de selección y desarrollo del mejor curso de acción para lograr el objetivo.

Para mí es el proceso que sigo para determinar la forma en la que haré las cosas para alcanzar mis objetivos. La planificación no siempre es explicita o está impresa en un papel. Diariamente planificamos nuestras actividades. Lo mismo sucede en la planificación de nuestra tarea con los niños. Tenemos metas propuestas. Y planificamos de qué manera las vamos a alcanzar.



¿Qué es planificar para ti?

Ahora, la planificación es un proceso. Comenzamos proponiéndonos metas, estrategias para alcanzarlas y terminamos evaluando las mismas. Y volvemos a comenzar basados en nuestra evaluación. Las actividades y métodos que utilizamos son las formas que tenemos para que los niños conozcan más de Dios y de su plan para sus vidas pero no son el fin en si mismo.

Planificar implica un reajuste permanente entre metas, estrategias y logros.
Al ministrar a los niños, es importante tener la meta correcta. La meta no es cumplir con algún programa o realizar alguna actividad.
Dios tiene un propósito para cada uno de los niños que están en tu clase, en tu célula, en la hora feliz o en tu hogar.
Nuestra meta debe ser que los niños conozcan este propósito por medio de nuestra enseñanza.

Siempre buscamos la dirección de Dios en oración para que nos de sabiduría y las palabras adecuadas para que los niños entiendan la clase. Oramos también por los niños que tendrá en su clase para que el Espíritu Santo obre en los corazones de los niños de acuerdo a sus necesidades.


¿Para qué planificar nuestra tarea?

Vamos a responder juntos a la pregunta de ¿para qué planificamos?

Necesitamos saber para que hacemos lo que hacemos. Necesitamos tener METAS claras para cada grupo de niños, para ese año en particular pero necesitamos tener METAS claras sobre nuestra tarea durante todo el año.

Las metas para cada lección pueden ser por ejemplo..
- que los niños comprendan cierto principio espiritual,
- o que los niños tengan cierta experiencia práctica con Dios,
- o que hagan cierta decisión que cambie sus vidas.


Un principio espiritual puede ser:
- que los niños comprendan que Dios les perdona cuando confiesan sus pecados.
- que comprendan que Dios es justo (y qué significa esto de manera práctica).
- que comprendan que Jesús regresará un día para juzgar el mundo, y que vivan de acuerdo con esta verdad.

Una experiencia práctica con Dios puede ser:
- que los niños puedan expresar en oración lo que está en sus corazones.
- que los niños aprendan a alabar a Dios juntos.
- que los niños que no están en paz unos con otros, se reconcilien entre ellos.

Una decisión puede ser:
- que los niños se decidan a contar a sus amigos acerca de Jesús, en esta semana.
- que los niños se decidan a visitar a una persona enferma y a orar por ella durante esta semana.
- que los niños se decidan a entregar su vida a Jesucristo.

Es importante construir un puente entre lo que la Palabra de Dios dice y los intereses de los niños. De esa manera el niño comienza a comprender que la Biblia tiene significado para el/ ella.

Si un niño siente que las verdades de la Biblia no están separadas de su vida sino que son parte real de ella entonces estará feliz con su experiencia de aprendizaje y querrán repetirlo. La repetición es una parte natural y necesaria del aprendizaje de un niño.

Más Maestros en acción aquí

Aprendizaje Activo

Aprendizaje Activo


Se ha estudiado que después de dos semanas ésto es lo que recordamos...


Como podemos ver, los niños tienden a retener lo que han aprendido cuando se involucran todos o la mayoría de los sentidos en el proceso de aprendizaje. Cuantas veces nos ha pasado de oler un aroma y recordar una situación en particular. Cuanto más relacionemos la enseñanza de los principios bíblicos con los sentidos mayores serán las oportunidades de que los niños recuerden la enseñanza. Por supuesto, nosotros sembramos la palabra, y la obra la hace Dios. Nuestro desafío como maestros es proporcionar riqueza en las actividades para que todos los niños se involucren activamente en el aprendizaje.

Al planificar nuestras lecciones podemos hacernos preguntas como..
¿Cuál de estas actividades involucra el sentido de la vista? ( láminas, videos, franélografos, etc..)
¿Cuál de estas actividades involucra el sentido del oído? (canciones, narraciones, diálogos, videos, etc..)
¿Cuál de estas actividades involucra el sentido del olfato? (aromas diferentes, recetas de arte, cocina, etc..)
¿Cuál de estas actividades involucra el sentido del tacto? (texturas diferentes, arte, juegos, etc...)
¿Cuál de estas actividades involucra el sentido del gusto? (recetas de arte comestible, cocina, etc..)


Al clasificar las actividades nos daremos cuenta si nos falta alguna actividad. Por supuesto no siempre encontraremos actividades para todos los sentidos, pero nuestra meta será involucrar la mayor cantidad posible de los mismos.

Aquí  les dejo una sugerencia de hoja para bosquejar actividades relacionadas con los sentidos.



Aprendizaje activo es, simplemente, "aprender haciendo".
Nuestro desafío es enseñarle a los niños a vivir la Palabra de Dios. ¿Te parece difícil? Tal vez al principio planificar usando los sentidos nos pueda resultar todo un desafío, pero si te animas, verás los resultados en niños disfrutando de las clases y de la Palabra de Dios.
A continuación te muestro un modelo de clase que Ana Laura Bello hizo para el curso Manos a la Biblia









Más Maestros en acción aquí